miércoles, 13 de junio de 2012

¿Por qué ha quebrado España?



Queridos lectores,

Quiebra es una palabra exagerada, los estados no quiebran, pueden desaparecer, pero no se liquidan sus posesiones y se reparten entre los acreedores como si se tratase una empresa, al menos no formalmente. Si que pueden suspender pagos de su deuda, y me diréis, con razón, que ese tampoco es el caso de España, pero eso se debe únicamente al suministro de capital público que nos hacen desde Europa a través del BCE, y tal y como nos han anunciado el día 9 de junio, en breve también por otras vías.

España sufre, en esta segunda fase de la crisis, lo que los economistas llaman un “sudden stop”, aunque en realidad está siendo lento en lugar de “sudden”, debido a nuestra pertenencia a la Unión Monetaria Europea (UME) ¿Qué es esto? Un ajuste del déficit por cuenta corriente provocado por el exterior. Hablando claro, como país nadie nos presta un penique, necesitamos esa financiación, y como no la tenemos, está cayendo la demanda interna, el consumo, la inversión, el empleo y los salarios.

Es un proceso que se viene repitiendo en muchos países desde los años 80, una crisis típica de la época de la libertad de movimiento de capital: Suecia, Noruega, Finlandia, México, Tailandia, Indonesia, Malasia, Filipinas, Corea, Rusia, Brasil, Argentina, Turquía, son algunos ejemplos.

En 1998 el profesor de la universidad de Columbia Jagdish Bhagwati escribía El mito del capital: La diferencia entre el comercio en mercancías y en dólares. Pocas cosas han cambiado desde entonces.

Siempre ha habido crisis, es cierto, pero es irrefutable que durante este periodo han aumentado considerablemente tanto las crisis bancarias

A mediados de los 70 empieza a crecer de forma exponencial el número de crisis bancarias (en azul) 

como los países en situación de impago de su deuda

También suben los países en situación de impago de su deuda externa desde los años 80 

Quizás estos hechos, esta regularidad, algún día llamen la atención de alguien, además de un servidor. No pierdo la esperanza, sin embargo, estamos inmersos en la coyuntura. La controversia gira en como salir de la crisis y en concreto sobre el euro, la devaluación, el gasto público, los bancos, el BCE, la deuda y la devaluación interna o deflación de precios y salarios.

El término “sudden stop” (paro repentino), en realidad no es muy acertado. Más que una parada lo que se produce es una fuga de capital en toda regla.

Los flujos de capital netos pasan de +85.000 a -45.000 en el año de la crisis en el sudeste de asia


Fuga de capitales de los países periféricos a los países del núcleo de la eurozona 

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Todos sabemos que durante años ha existido una burbuja inmobiliaria, las autoridades no hicieron nada por evitarla, como ha quedado sobradamente probado. A modo de ejemplo citaré por su relevancia la carta que los inspectores del Banco de España enviaron al ministro de economía en 2006

“Los inspectores del Banco de España, a través de esta nota informativa, queremos distanciarnos de la complaciente lectura de la situación económica española que hace en sus últimas intervenciones el actual Gobernador del Banco de España, el señor don Jaime Caruana, y mostrar asimismo nuestra preocupación por su falta de voluntad para adoptar las medidas necesarias para hacer posible la reconducción de la delicada situación actual hasta hacerla más sostenible y segura. En sus más recientes intervenciones, el todavía responsable de la Institución de supervisión bancaria en España, además de obviar algunas de las principales causas de los desequilibrios actuales y de minimizar la importancia del riesgo latente en el sistema financiero español, ignora las previsibles consecuencias que, para una parte del sistema económico y para un número considerable de familias, podría tener una posible evolución adversa del entorno económico. En nuestra opinión, -que en cuestiones de supervisión financiera entendemos cualificada, pues no somos nosotros los recién llegados a esta compleja labor técnica-, ni todos los riesgos están tan controlados como afirma el Gobernador, ni es probable que las consecuencias sean tan limitadas como él propone si, finalmente, alguno de los mencionados riesgos latentes llega a materializarse.


Debido a que el incremento del pasivo tradicional –los depósitos bancarios- ha demostrado ser insuficiente para dar contrapartida al acelerado crecimiento del crédito, las entidades españolas han tenido que buscar fuentes adicionales de liquidez, y lo han hecho acudiendo a los mercados financieros de la zona euro, aprovechando las posibilidades de la moneda única

La pertenencia a la UME propició una bajada sin precedentes del coste de endeudamiento. Esas “bonanzas de flujos de capital” no molestaban a nadie cuando todo marchaba bien. Además, eran totalmente lógicas, puesto que estos flujos, en condiciones normales, van desde los países más capitalizados a los países menos capitalizados. Una cosa es el tipo de interés monetario, que marca el Banco Central, y otra el tipo de interés real o wickselliano, como estamos comprobando en esta crisis en la que están subiendo los intereses para familias, empresas y estado. El tipo de interés real depende de la oferta y demanda de dinero a crédito, y en nuestro caso actual la oferta es nula, salvo la que ofrece el BCE.

La demanda de capital era mucho mayor en los países de la periferia europea, al estar estos menos capitalizados que sus vecinos del norte en todos los sentidos: infraestructuras, servicios, industria, capital humano, etc. Así que el capital tomo la dirección lógica y predecible, a pesar de lo cual, no existía en la UME ningún instrumento que pusiera freno a estos desequilibrios.

Lamentablemente, en lugar de invertir este capital en algo productivo, terminó convertido en ladrillo, mientras los sucesivos presidentes, ministros de economía y gobernadores del Banco de España miraban para otro lado.

Finalmente el sueño acabó, y los bancos terminaron con unos pasivos astronómicos con otros bancos de la UME, y unos activos que aunque todos sabíamos que no valían nada, ellos han intentado hacer ver durante cuatro años que valían más que el oro del Perú. Pero si hasta un historietista se ha dado cuenta


los malvados inversores internacionales, que se dedican profesionalmente a esto, no fueron menos.

Esta situación se dio en un contexto de pánico bancario internacional. Cuando los pasivos iban venciendo, y no había forma de sacarse los activos de encima, salvo asumiendo cuantiosas pérdidas, surgía la necesidad de refinanciar (pedir otro préstamo para cancelar el principal e intereses del anterior), así que el estado fue avalando estos nuevos préstamos que necesitaban los bancos. Recordad lo que decía el expresidente Zapatero “no estamos dando dinero a los bancos, estamos avalando y además cobramos por ello” Posteriormente, la deuda de los bancos y la del estado se continuó mezclando a través de instrumentos varios como el FROB y los LTROs del BCE. Eso ha hecho que los costes de financiación del estado suban. Esas garantías han costado y cuestan dinero al contribuyente, al contrario de lo que decía el expresidente.

El estallido de la burbuja hundió el sector de la construcción, mucha gente perdió el empleo y los gastos del estado aumentaron, en el preciso momento en el que disminuían astronómicamente los ingresos

Entre los años 2007 y 2009 los ingresos del estado caen más de un 5% del PIB

ya que teníamos (y tenemos) una fiscalidad diseñada para la burbuja.

La deuda pública era pequeña en relación al PIB, pero con la tasa de crecimiento que alcanzó y mantiene, rápidamente veríamos subir los intereses de toda la economía, no sólo del estado.

El 23 de abril del año 2010 el gobierno griego solicitaba un paquete de rescate para refinanciar su deuda a bajo tipo de interés. El pánico financiero se había desatado, ya que como sabemos, los mercados siempre han estado sujetos a manías, pánicos y crashes. Eso exacerbó el contagio, un cambio en el sentimiento del mercado, que empezó a mirarnos con lupa, pasando de la confianza y complacencia al terror.

Los costes financieros estaban subiendo, tanto para el estado como para las empresas y familias. No debemos olvidar que esos bancos enfermos son el intermediario entre los prestamistas internacionales y toda la economía, excepto el estado y las grandes empresas cotizadas. Esto no solo paralizó la inversión, provocó, junto con el descenso del consumo, que poco a poco más empresas fuesen quebrando, aumentando el paro, disminuyendo los ingresos del estado, aumentando los gastos. Una espiral que parece que nunca tendría fin.

Ese aumento del paro traía consigo una disminución del consumo, el cual estaba basado en gran parte en las importaciones. Este efecto, paradójicamente, provocaba una disminución de la necesidad de financiación de la economía española.

La mejor forma de verlo es confrontándolo con el empleo. Cuando recibíamos cuantiosa financiación del exterior el número de empleados subía. Con el incremento del paro, y la disminución del consumo, la necesidad de financiación bajó progresivamente.

Déficit exterior en azul (miles de millones de euros), en negro número de empleados total (miles)

Se estaba produciendo un ajuste “natural”. Hipotéticamente, al llegar más o menos a los siete millones de parados las necesidades de financiación serían nulas. Esto es fundamental, porque como hemos indicado antes, los intereses dependen de la oferta y demanda de crédito, por tanto, al alcanzar esa autosuficiencia financiera los intereses bajarían.

Pero eso se truncó a finales del año 2011. Con este ajuste las garantías de pago de muchos pasivos: sueldos, beneficios, patrimonio, ingresos del estado, en definitiva la producción, que se mide por el PIB, estaba disminuyendo. Cuando las garantías disminuyen, la prima de riesgo, la diferencia sobre el tipo de interés de referencia, aumenta. El aumento exponencial de los intereses empezó a superar a la caída del consumo. La demanda interna caía, pero las necesidades de financiación aumentaban. Es el momento del rescate.

Entonces llegó el BCE con LTRO (Long-Term Refinancing Operation), refinanciando un billón europeo de euros a tres años. Los tipos de interés bajaron enormemente y sinceramente pensé que la situación se estabilizaría. Fue el momento de la llegada al poder del nuevo gobierno y se lanzaron mensajes infantiles y triunfalistas: “Rajoy había dado confianza a los mercados”. Nada más lejos de la realidad, era la liquidez del BCE.

Pero tengo que reconocer que me equivoqué. Cometí el típico error de ver los procesos de forma estática (los tipos de interés bajando) y no de forma dinámica. Primero se conoció una desviación astronómica del déficit público. Si por esa época esperábamos un 6%, a día de hoy vamos por un 8,9%. Curiosamente esa desviación ha sido provocada por las Comunidades Autónomas, casi todas gobernadas por el mismo partido que se instaló en el gobierno a finales de año. Por último, se ha hecho patente que hay un agujero insondable en el balance de los bancos, lo cual era totalmente previsible.

Cuando empezaron a notarse los problemas de los bancos se siguió una estrategia de fusiones. La idea, bastante mala por cierto, podría haber sido que los bancos sanos se traguen los malos sin “coste para el contribuyente” Rápidamente se vio que había interés político, por parte de las Comunidades Autónomas, en seguir controlando las nuevas entidades, lo que llevo a la creación de auténticos “Frankenstein” bancarios, entidades construidas a base de partes sin vida.

Aunque se ha dicho que la prima de riesgo sube por la situación política en Grecia, podemos ver como esta afecta de forma distinta a España e Italia.

En febrero, la "prima" española sobrepasa a la italiana

El BCE está siendo incapaz de mantener los intereses bajos, a pesar de que ha expandido considerablemente su balance

Activos en bancos centrales, en millardos de dólares

Y nos encontramos de nuevo en otro momento rescate. Eso es porque existe libertad de movimiento de capital y este se marcha a Alemania.


Allí nadan en crédito, y el diferencial del bono a diez años con el tipo monetario que marca el BCE ha llegado a estar en tan solo 13 centésimas. Eso está provocando un nuevo episodio de exuberancia irracional de crédito y endeudamiento (en Alemania, claro), por lo que nuevas intervenciones del BCE son cada vez más improbables.

Nos encontramos ante una crisis estrictamente española y del euro ¿o ha influido en algo la crisis mundial? En este momento las necesidades de financiación de la economía española se deben, además de a los intereses que pagamos por los pasivos públicos y privados, a los persistentes déficits comerciales con China y con la OPEP.


Que están en el origen de los desequilibrios globales, que fueron condición necesaria para la crisis financiera internacional



Todo este proceso nos ha dejado una serie de problemas:

a)      Mucha deuda en familias, empresas, bancos y estado.
b)      Tipos de interés altos y en crecimiento exponencial.
c)      Necesidad de financiación, incluso descontando el pago de intereses, para mantener el consumo y la inversión pública y privada actual. Por los altos costes de las materias primas y un sector exportador en crecimiento pero todavía insuficiente.
d)     Mucha necesidad de financiación del estado por la baja recaudación de impuestos y el aumento del pago de subsidios de desempleo.

Pretender resolver esto en un contexto en el que varios países de Europa y Japón están en recesión, casi todos los países de la OCDE (desarrollados) están en problemas, y varios países emergentes están entrando también en recesión, mientras otros están a punto de sufrir una crisis financiera, es virtualmente imposible. Pero eso no nos exime de seguir las políticas correctas.

Por supuesto, es fundamental tener una visión dinámica de la situación. Si como creen muchos expertos, el crecimiento mundial seguirá una línea recta, posiblemente las conclusiones sean distintas que si adoptamos una visión más realista. Hay mucha deuda a nivel mundial, un exceso de ahorro, un problema de demanda que se está intentando corregir, un sistema financiero mundial con tendencias suicidas y que terminó tocado en 2008 y mucha liquidez creada por los bancos centrales que ya está repercutiendo en los precios. En consecuencia, debemos ser prudentes.

Resolver todos los problemas a la vez parece complicado. En mi opinión se debería atacar b, c y d con políticas coherentes, e ir logrando que los acreedores tomen pérdidas, de momento en la deuda privada. Para eso se deberían liquidar los bancos pequeños en donde el estado no se halle excesivamente comprometido. Eso puede hacer subir los tipos de interés, por lo tanto habría que hacerlo inteligentemente.

Volviendo ahora a la lógica implacable del fenómeno del “sudden stop”, fijándonos en las experiencias anteriores, vemos que en estos países la fuga de capital producía un derrumbe monetario. Esta es una idea que normalmente no se tiene en cuenta, se habla de que con moneda propia “podemos devaluar”, y es cierto, aunque en el contexto de una crisis quien devalúa es el mercado, no el gobierno.

Las crisis cambiarias también repuntan a principios de los 70 (línea roja) 

Esta es una distinción importante, la moneda de estos países, desarrollados o emergentes, no era una divisa. El control del banco central sobre el tipo de cambio, tal y como explicamos en su día, termina cuando agota sus reservas de oro y divisas (dólar, euro, y en menor medida yen, franco suizo y libra esterlina). En definitiva, no es lo mismo una devaluación que una crisis cambiaria. Esta distinción crucial, entre moneda y divisa, es el factor detonante de los hechos acaecidos con posterioridad al año 98 y que desembocarían en la crisis mundial.

Hasta los años 80 se daba por sentado que el efecto expansivo que producía la devaluación sobre el sector exterior, compensaba la caída de la demanda interna. Sin embargo, empíricamente se comprueba que hoy en día esto es así en el 40% de los casos, y que en general, como media, el efecto sobre la economía es el de reducir la producción.

Incremento (+) o disminución (-) de la producción en episodios de crisis cambiarias

Hay varios factores a tener en cuenta, tamaño del sector exportador, precios del petróleo, que no haya más países en situación de devaluación o crisis cambiaría. La salida de estas crisis suele ser “exportar los problemas”, y esto no juega a nuestro favor, ya que la economía mundial continúa convaleciente.

Pero para devaluar habría que salir del euro. El efecto sería más o menos contractivo en función de la convertibilidad de los pasivos a la nueva moneda, y si no son convertibles habría que ir también a un impago de deuda externa. Esta es una distinción meramente legal, pero importante, en España la deuda pública es convertible, salvo la emitida bajo otras leyes que mínima. Por el contrario, muchas grandes  empresas y bancos que han vendido bonos en mercados de la eurozona, quebrarían y tendrían que cerrar. Aunque es posible que fuese todavía más costoso para el resto de países.

Exposición de bancos extranjeros a la deuda española, por tipo: pública, bancos, privada no bancaria

El nuevo “momento Lehman” dejaría al original en pañales. Por esta razón es todavía más controvertida una salida por esta vía, ya que las sanciones, medidas de salvaguarda y antidumping que nos podrían aplicar, en un contexto de pánico financiero y recesión global, profundizarían la crisis.

Históricamente, la crisis cambiaria provocaba una brusca caída de la demanda interna, y en ocasiones una recuperación vigorosa del sector exterior capaz de compensar el efecto anterior, en función, como hemos dicho, de los precios de las materias primas (precios altos son buenos para los países productores de las mismas y malo para los importadores y viceversa) y de otros factores.

¿Qué es esto de la demanda interna? Básicamente es lo que gastan los residentes del país: consumo e inversión. Está claro que los bienes o servicios, para consumo o inversión, podremos comprarlos en el exterior o producirlos nosotros. La producción, medida por el PIB, será igual a la demanda interna menos las importaciones, más las exportaciones.

La evolución de la demanda interna y del PIB, en concreto la diferencia entre ambos, durante estos años de burbuja y post-burbuja fue la siguiente

Valores trimestrales en miles de millones. Fuente: Banco de España

En los trimestres buenos la demanda nacional (nuestro consumo e inversión) llegó a ser 22.300 millones superior a nuestra producción. Ahora, por el contrario, el consumo e inversión debería ser 6.250 millones inferior al PIB, para poder ser financieramente independientes y poder pagar los intereses de nuestra deuda sin acumular más. Al tipo de interés real actual, claro, si conseguimos bajarlos esa cantidad será menor.

De ahí la necesidad de arreglar el problema bancario, para que esos intereses bajen. Se dice que España es una economía bancarizada porque hay muchas PYMES. Según la comisión europea el 60% de ellas debe refinanciar su capital circulante antes de 2013. El estado, los bancos y las grandes empresas cotizadas no necesitan acudir a los bancos, pueden vender bonos en un mercado, pero las PYMES no.

Este ajuste entre producción y consumo e inversión, suponiendo que sea inevitable, evidentemente se puede conseguir de dos formas: disminuyendo la demanda nacional más que el PIB, con lo cual seremos más pobres, o bien aumentando exportaciones o sustituyendo importaciones.

En realidad se está realizando, hasta el momento, por las dos vías. Aumentando exportaciones y reduciendo la demanda nacional vía paro, en un primer momento, y ahora con la nueva reforma laboral también vía salarios.

Y de aquí surge otra profunda controversia, puesto que la demanda nacional se puede ajustar de muchas formas y cada una de ellas perjudica a algunos y beneficia a otros. Hacerlo vía paro perjudica a los trabajadores eventuales y jóvenes y beneficia a los trabajadores fijos y funcionarios. Hacerlo vía salarios perjudica a todos los trabajadores, y beneficia a los empresarios y aquellos asalariados privilegiados (gerentes o trabajadores de alguno de los monopolios), cuyos salarios son rígidos a la baja.

Podríamos decir que la gestión del PSOE de la crisis consistió en hacer recaer el ajuste sobre los jóvenes y los precarios, mientras que la gestión del PP ha entrado más a fondo en perjudicar al conjunto de los trabajadores. Pero ¿podría hacerse de otra forma?

Para discutir esto veamos como evolucionan los componentes de la demanda interna: consumo público y privado e inversión pública y privada. Aclarar que el consumo público no son salarios de funcionarios o políticos, se trata de consumo final, pagar la luz o comprar un tanque. Los salarios de los trabajadores del sector público irán a consumo privado, y una pequeña parte al ahorro (que no se contabiliza en el PIB).

Consumo nacional (público y privado) y salarios de empleados públicos. Valores trimestrales en miles de millones

El consumo privado tiene una tasa de crecimiento muy superior a la del consumo público, luego ambos se estabilizan, aunque en términos reales habría una caída, ya que las curvas no están ajustadas con la inflación. Los salarios de los empleados públicos crecen lentamente y en 2010 comienzan a decrecer. Teniendo en cuenta que una parte de esa partida se destinará al ahorro, su contribución total sobre el consumo no es tan alta como nos quieren hacer creer.

Veamos ahora la inversión.

Inversión trimestral. En miles de millones

La inversión privada sufre un colapso antes del verano de 2008, por el contrario la inversión pública continúa aumentando hasta el otoño de 2009, desde esa fecha hasta hoy se reduce prácticamente a la mitad.

La teoría nos dice que la inversión pública debería compensar la caída de la inversión privada. Esto es imposible, ya que es una partida mucho más pequeña. Además, tenemos el problema, ya comentado hasta la saciedad en el blog, de que en una economía abierta haría crecer la demanda nacional por encima del PIB, incrementando las necesidades de financiación. Por lo tanto la demanda que necesitamos es precisamente la de los países que generaban el ahorro para financiar al resto: Alemania, China y la OPEP.

Los salarios en Alemania están subiendo después de doce años congelados, y parece que en China siguen la misma tendencia. Esto nos ayudará mucho suponiendo que se mantenga en el tiempo, pero su efecto no será inmediato y hay urgencias.

Así que la cuestión es como continuar este ajuste, realizado hasta el momento a través del paro y los salarios. Cualquier político que afronte este problema debería considerar lo siguiente: repartir el coste, no perjudicar a los que ya están al límite de su capacidad de subsistencia y no dañar el potencial futuro.

Por eso, cuando nos dicen que se ha hecho todo lo posible, creo que podemos afirmar rotundamente que es falso. Los recortes en ciencia y en educación, si bien es cierto que se deberían emprender reformas en ambos campos, dañan el potencial futuro.

Retomar la desgravación por adquisición de vivienda es otra medida criminal en nuestras circunstancias. Favorece a los que se encuentran en mejores condiciones, y como ese dinero irá al consumo privado, perjudicará el ajuste, es decir, tendrán que bajar más la inversión y el consumo público o el consumo de otros agentes privados.

Existe, por otro lado, mucha controversia en cuanto al gasto público, que para algunos es “derroche”, aunque existe mucha falacia sobre esto, y para otros derechos sociales. El estado recauda muy pocos impuestos, y no hay potencial para conseguir un ajuste satisfactorio solo eliminando el gasto no productivo o el fraude. Una perspectiva realista nos indica que conseguir más del 1,5% del PIB con estas “dietas fiscales milagrosas” (acabar con el derroche y con el fraude), es posiblemente una quimera, pese a la ingente cantidad de estudios estrafalarios con datos falsos que afirman lo contrario.

La realidad es que tanto el consumo público, como los salarios de los empleados públicos, no crecieron excesivamente durante los años de la burbuja, tal y como muestran las gráficas que acabo de poner. Siendo necesario combatir el fraude y eliminar gasto no productivo hay que ser realista. Estas medidas son populares porque no tienen coste, pero no son suficientes.

Hay que atraer inversión privada y el estado tiene que recaudar más (la recaudación en relación al PIB es la más baja de la UE-27), con impuestos, e invertir más, no es aceptable dejar caer tanto la inversión pública.

No solo se debe invertir más, sino mejor, es necesario elaborar un plan de infraestructuras coherente, que deje atrás la ruinosa burbuja de aves, aeropuertos y tranvías.

¿En que se puede invertir? Uno de los problemas de España es la alta intensidad energética, energía consumida por unidad de PIB



y el alto costo de la energía, ya que utilizamos la más cara, como resultado de una red de transporte de mercancías y personas ineficiente.



El déficit energético nos costó el 3% del PIB en 2010, posiblemente más en 2011. Hay un potencial enorme para reducirlo con eficiencia energética y una red adecuada (es decir, a velocidad normal) de transporte de mercancías y personas por ferrocarril. Lo que se debería complementar con mayores impuestos en combustibles y energía eléctrica.

Es simplemente un ejemplo, no es mi intención (ni podría obviamente) hacer un compendio de todo lo que hay que hacer, simplemente mostrar que hay posibilidades de mejora. Habrá que elegir las de mayor potencial, apoyar la internacionalización de las PYMES, con financiación, asesoramiento, etc., sería otra buena idea.

Cuando existen estas tremendas restricciones de financiación, que impiden que pueda crecer el consumo y la inversión salvo a través de genuino ahorro nacional, todos miran al sector exterior. Recordad que el PIB es este consumo e inversión menos las importaciones y más las exportaciones. Existe una gran regularidad empírica que relaciona el crecimiento del PIB con el empleo.

Cuando miramos el sector exterior surge la palabra “competitividad”, y evidentemente es un eufemismo para hablar de los salarios. Existen otras formas de competir, es cierto, y el ejemplo es Alemania. Sin embargo, es una realidad que no se puede alcanzar la eficiencia en unos años, se necesitan décadas de políticas adecuadas, empezando por la educación, que es un desastre y tiene visos de empeorar.

Sin embargo, hay otros elementos, además de los salarios, que hay que tener en cuenta. Son menos importantes, pero no por ello son despreciables. Un ejemplo sería la electricidad, necesaria para cualquier actividad productiva. De forma más general podríamos hablar de cualquier insumo de las empresas que solo pueden adquirir en España. La electricidad en nuestro país es muy cara. Existe una gran controversia sobre las energías renovables, pero en Europa han llegado a una conclusión que algunos en España llevan tiempo difundiendo.

“El sistema de tarificación de la electricidad en España sigue siendo ineficiente y presenta un nivel de competencia insuficiente (oligopolio, el problema del poder de mercado tan típico del capitalismo). Una competencia insuficiente en el sector energético ha contribuido, al menos en parte, a la constitución del déficit tarifario al favorecer una compensación excesiva de algunas infraestructuras, tales como centrales nucleares y grandes centrales hidroeléctricas, ya amortizadas. España tiene uno de los niveles de interconexión más bajos de la UE (para favorecer el monopolio). La finalización de las estructuras de interconexión de la electricidad y el gas con Francia y Portugal, actualmente en construcción, contribuiría a intensificar la competencia en el sector energético (otra interesante posibilidad de inversión)”.

No es de extrañar que hayamos llegado a esta situación, ya que fue nuestro “brillante” exministro Rodrigo Rato el que liberalizó privatizó el sector eléctrico. Según él, produciría bajadas de precios.

Es necesario investigar a fondo quien se ha beneficiado con la burbuja y con los monopolios, y depurar responsabilidades,

El monopolio y su alianza con el estado es una característica histórica del capitalismo, según Fernand Braudel

no servirá para arreglar la situación actual, pero creará esperanza y eliminará la impunidad.

Dentro de la controversia en torno al sector exterior surge la “devaluación fiscal”, que consiste en subir el IVA y reducir cotizaciones a la seguridad social. Eso hace que los productos nacionales mantengan el mismo precio y suba el precio de las importaciones. Mientras que de cara al exterior, donde no se realiza esta subida de IVA, nuestros productos bajan de precio, lo que permitiría exportar más.

Es una medida que ya han probado otros países, como Alemania en 2007 y que se conoce bien a nivel teórico, es neutra para el déficit, casi idéntica en sus efectos a una devaluación real.

En nuestro caso, tal y como he defendido anteriormente para la devaluación real, su efecto sería muy ligeramente contractivo. Lo poquito que se pudiera aumentar exportaciones y sustituir importaciones posiblemente no compensaría la caída del consumo e inversión nacional. Sin embargo, sería más contractivo no tomar la medida, si asumimos que la dinámica del “sudden stop” no se va a poder revertir y el consumo y la inversión van a caer a través del paro y la bajada de salarios. Además, es una medida más justa y equitativa que esta última opción. Se dice que los impuestos al consumo no son progresivos, pero menos lo son el desempleo y la bajada de sueldos. Por último, reduciría las necesidades de financiación de la economía, de una forma más eficiente que el paro, y eso favorecería el crecimiento futuro.

Esto debería ser complementado extendiendo la renta básica para la gente que agota el subsidio de paro, tal como hizo el anterior gobierno y que ha restringido el actual. Tendría un efecto positivo sobre la economía, si se dota con impuestos y no apalancándolo sobre la deuda, ya que la gente que pagaría el impuesto en las condiciones actuales ahorraría una parte de esa cantidad, y los que lo recibirían lo gastarán. Además reduciría las necesidades de financiación puesto que el consumo básico que realiza los que están peor no está tan enfocado a las importaciones. Hay un problema, y es que existe mucha economía sumergida.

Pero cuatro años dejando correr el tiempo o tomando medidas contradictorias nos han conducido a un rescate del sistema financiero. Un rescate al fin y al cabo, aunque sea diferente a los de Grecia, Portugal e Irlanda.

Un rescate con sus luces y sus sombras. Es un préstamo, a falta de conocer los detalles, en condiciones favorables a las de mercado: menor tipo de interés, más plazo. Si es así, permitirá que se puedan refinanciar muchos pasivos y se alivie un poco la terrible restricción crediticia que sufre la economía. Como he dicho las PYMES solo pueden recurrir a los bancos, y se estima que el 60% de ellas tiene que refinanciar su capital circulante antes de 2013.

Se hace a través del FROB, y por lo tanto el riesgo, es decir, las pérdidas, en caso de que se produzcan (y se producirán, posiblemente un tercio), las pagará el contribuyente. Contribuirá a bajar el tipo de interés de la economía en general, el de la deuda pública puede aumentar, aunque a corto plazo eso no es determinante



los vencimientos de deuda a largo plazo (bonos y obligaciones), son solo de 33.000 millones en lo que resta de año. Por lo tanto no es previsible un rescate del estado al menos hasta 2013. Nuestros gobernantes no dejarán el sillón por financiar esa cantidad al 7% (ahora está al 6,40%). Eso permite maquillar la situación de cara a la desinformada opinión pública, y a algunos seguir su deriva surrealista.



Pero como había dicho, el tipo de interés es uno de los problemas, los enormes pasivos que tenemos son el problema de fondo. Por eso es complicado valorar el rescate. Se está hablando de que la comisión quiere liquidar lasentidades pequeñas, o que tomen pérdidas los acreedores. Esto sería bueno, aunque puede hacer subir el tipo de interés a corto plazo. Habrá que esperar para ver los detalles.

A medio plazo, dada la coyuntura internacional, y dadas las medidas que se están tomando, volveremos a necesitar la ayuda de Europa ¿Podemos esperar alguna “wunderwaffe” (arma mágica), para salir de la crisis? Hay muchas propuestas: eurobonos, bonos proyecto, unión bancaria, pero no esperemos demasiado, los acontecimientos suelen ir más rápido que la velocidad a la que se pueden implementar estas medidas.

Los bonos proyecto van en la línea que yo he comentado de potenciar la inversión pública. Sería con más deuda, claro está. Son un instrumento financiero para acceder a préstamos en condiciones favorables. Lo más positivo de ellos es que están aprobados, pero su capacidad, de momento, no es suficiente para que signifiquen un cambio sustancial. Además, no hay un plan de inversión coherente, al menos en España, y según la UE tampoco en el resto de países intervenidos.

Los eurobonos si tienen ese potencial para ser una palanca importante. Se trata de unos bonos respaldados por todos los países, es decir, una mutualización de la deuda. Los países que se pueden financiar bien en el mercado plantean que antes de su creación tiene que haber una cesión de soberanía, una unión fiscal. Algo que expresan con el siguiente chascarrillo “no le dejas a alguien la tarjeta de crédito, si no puedes controlar lo que puede gastar”. Otros expresan su escepticismo en cuanto a que se pueda resolver un problema de deuda con más deuda.

Ambos argumentos son falaces. No se trata de “más deuda”, sino de bajos tipos de interés para permitir el desapalancamiento. Y no es necesario controlar el gasto de los gobiernos, puesto que solo se mutualiza una parte que se considera segura, normalmente hasta el 60% del PIB. Además este tramo sería “senior”, respecto al resto de la deuda, es decir, tendría prioridad de pago. Con esas características sería un activo muy seguro, que podría alcanzar un rendimiento (interés) muy bajo.

En realidad no ayudaría tanto al gasto de los estados como se pretende, puesto que el exceso sobre ese 60% se financiaría a un tipo de interés mayor que el actual, pongamos un 10%. Sería el activo sobre el que el BCE ejercería su política monetaria, y su efecto sería el de limitar las fugas de capital y cortar el círculo vicioso entre bancos y estados, insolventes prestándose mutuamente. Con este activo, el rescate de Chipre, no habría sido necesario, ya que los bancos de este país habrían tenido eurobonos, en lugar de bonos griegos.

Por último, un activo seguro europeo, donde se pueda “aparcar” una cantidad considerable de capital, nos protegería hasta cierto punto de las turbulencias internacionales. Podría convertirse en un “safe haven”, un refugio.

Pero como sabemos la miopía alemana impide de momento su creación, así que tendremos que caminar con nuestras exiguas fuerzas. Las restricciones financieras continuarán, a pesar del capital inyectado a la banca y está dinámica implacable del “sudden stop” se mantendrá, tal y como ha definido Zygmunt Bauman:

“Se ha dispuesto lo que Bourdieu ha llamado recientemente <<la política de precarización>>: incapacitar a los dominados mediante la amenaza del éxodo de los dominadores, una decisión que dejaría a los primeros abandonados a sus propios recursos, dolorosamente inadecuados”

España tiene también un problema de gobernanza, como ha demostrado la burbuja de infraestructuras y la creación de los “Frankenstein” bancarios. Hay autonomía, y eso no es malo, pero falta co-responsabilidad, coordinación y objetivos comunes. Un artículo en la revista de obras públicas del año 2010, titulado “El confuso papel del ferrocarril en el sistema de transporte español” dice:

Está ampliamente documentado en otros países que la aparición no ya de una tecnología novedosa, sino de una simple mejora en los servicios –de transporte o de cualquier otro tipo- produce una sensación de peligro, de pérdida de competitividad, en el territorio al que el nuevo servicio no llega. Esta sensación hace que se consideren como insuficientes servicios hasta entonces perfectamente aceptados o que se requieran esos nuevos servicios aunque no haya existido hasta entonces una demanda para ellos. La singularidad del proceso español reside en la incapacidad de gestionar estas expectativas.”

En una crisis como esta, donde existen estas restricciones de financiación, apostar por el consumo, cuando ha existido una burbuja de consumo e inversión privada, apalancado en las importaciones y por tanto en la deuda externa, por medio de desgravaciones a los que mejor están, en lugar de por la inversión, es una medida criminal.

Se continuarán realizando recortes, en lugar de reformas, ya que la restricción a la renta básica de las personas que han agotado el subsidio de desempleo, así como las recientemente aprobadas restricciones de acceso a la universidad para los más pobres, junto con desgravaciones a los que todavía se pueden permitir comprar una vivienda, marcan el camino. Camino de incoherencia macroeconómica, y desesperado intento de salvar a las inmobiliarias, es decir, a los ricos.

El futuro del país está seriamente comprometido. Las tres patas del irreal desarrollo reciente han sido el ladrillo, las transferencias de fondos europeos y el turismo. Los dos primeros han desaparecido, y el tercero estará seriamente amenazado. En breve se pretende crear un nuevo monopolio privado en la gestión aeroportuaria. Otro monopolio que restará competitividad a la última industria rentable que nos queda. Mientras, pretenden mantener “servicios públicos” tan necesarios, y tan difíciles de ofrecer por el sector privado como las televisiones.

Por eso debemos continuar con la defensa de los servicios públicos, para crear un sesgo hacía las reformas en lugar de hacía los recortes. También es importante ver este proceso en conjunto, no quedarse únicamente en la crisis financiera, y entender los cambios que se han venido desarrollando en los últimos treinta años. Hay que desarrollar una visión estratégica, porque se pueden perder muchas batallas y no por eso perder la guerra. Siempre hay esperanza.

32 comentarios :

  1. He leído todo lo que he podido y he de reconocer que esto me supera. Me voy a quedar con el final: Siempre hay esperanza (con visión estratégica). Yo añadiría que con trabajo duro, eficaz y sin miras estrechas y sectarias, esto es como el realizado en este artículo. Enhorabuena compártelo con otras personas que lo puedan valorar y mejorar, por el bien de todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola manospal,

      Se pueden pedir aclaraciones en los comentarios, para eso estamos. Al final la conclusión es que existen una conjunción de factores: planetarios, europeos y muchos específicamente españoles.

      Eso intento, compartirlo, dentro de mis posibilidades ¿me ayudas?

      un abrazo

      Eliminar
  2. Hay que tener muy en cuenta que las entidades financieras no tienen liquidez en el corto plazo ya que todo lo que cogen de pasivo (cta a la vista, depósitos, etc) lo prestan a largo.
    Es un matiz del que la gente no se suele dar cuenta (y creo que no entienden) y es el origen del problema que sufren actualmente las entidades financieras de todo el mundo.
    Por eso si se produce una retirada del pasivo a corto plazo (lo que pasa en estos momentos) no son capaces de atender la demanda y se produce la asfixia que padecen en las ultimas semanas debido a la imposibilidad de devolver el dinero a sus clientes.
    El rescate de los 100.000 millones servirá para dar liquidez a esa demanda de los clientes temporalmente, pero no soluciona el problema. Si no se toman medidas rápidamente las entidades mas dañadas acabaran arrastrando a todo el sector.
    Pero no se debe olvidar que la banca se ha saltado (con el visto bueno de los políticos)todas las normas de prudencia en los limites de prestamos asumidos.
    La única manera de evitar estas crisis de liquidez en la banca es exigirles un coeficiente de caja del 100%, y no el 0% con el que operan actualmente que obliga al BCE, fmi o socios europeos a tener que prestarnos pasta ante cualquier turbulencia en los bancos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola analisto,

      El coeficiente de caja 100% resolvería el problema, es algo obvio. Sin embargo crearía otros problemas que no estamos dispuestos a asumir, por lo menos yo. Además tu explicación, que es cierta, no explica por qué la variabilidad de las crisis financieras en función de la libertad de movimiento de capital. Yo si puedo explicarlo, y te emplazo a que leas un post cercano, no sé si el siguiente o dentro de unos pocos. Sigue el blog y explicare como acabar con la recurrencia de las crisis financieras del periodo de la globalización y como acabar con la deudocracia. Y no es una solución muy exótica o complicada.

      Un saludo

      Eliminar
    2. La solucion no es incrementar el coeficiente de caja al 100%, porque una caja de ahorros podria seguir endeudandose a corto para dar prestamos a 40 años. La solución es imponer un limite al pasivo total de la caja de ahorro con respecto a los fondos propios, es decir que tengan un pasivo total de por ejemplo 5 veces los fondos propios. En estos años de atrás se han visto entidades financieras que con 1 euro de fondos propios financiaban 50 euros, es decir se endeudaban en 49 euros, de locura.

      Eliminar
    3. Hola Anónimo,

      Si has leido el último post "el verdadero origen de la crisis financiera global" quizás hayas comprendido que hay soluciones incluso más fáciles que reducir apalancamiento -que se está haciendo, por las exigencias de Basilea III-. Esa solución, al menos mi solución, la contaré en el próximo artículo, quizás el lunes 1 de octubre.

      un saludo

      Eliminar
  3. No entiendo de economia ni me interesa porque pienso que la situación actual de España y del mundo es porque existen personas dehonestas y horrorosas que son capaces de machacar a la gran masa asalariada, obtener dinero fraudelento, grandes fortunas que egoistamente no quiere ni paga los impuestos que les toca y encima se llevan el dinero a paraisos fiscales en lugar de reinvertir, Banqueros corruptos, jueces corruptos, Iglesia que tampoco paga, el Estado encima les traspasa millones, siendo corruptos a muchos niveles y politicos corruptos que permiten todo esto porque se benefician de todo ello y encima sobran muchos muchos, sueldos millonarios que no producen nada al pais. Y todo ello nosotros el pueblo llano de alguna manera lo estamos permitiendo por ignorancia, miedo, comodidad, pasotismo.......... Esa es la realidad sin mas como toda la vida ha ocurrido el pez gordo se come al chico ¿Hasta cuando?...Mientras hay gente muriendo de hambre y sed en cualquier parte del planeta y paraisos fisales repletos de dinero hay corrupción y gente horrorosamente impresentable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo y gracias,

      Yo tampoco entendía de nada cuando nací, y poco a poco he ido aprendiendo de todo un poco, y en eso sigo. Como he dicho en el post vamos perdiendo batalla tras batalla hasta la derrota final ¿Despertará la gente como dices? De momento ni despiertan, ni hay visos de que lo hagan ¿Por qué? Algo adelanté yo en estos post

      http://laproadelargo.blogspot.com.es/2012/01/ampliacion-del-campo-de-batalla.html

      http://laproadelargo.blogspot.com/2011/11/las-batallas-de-cannes-y-niza.html#Bauman

      intentaré seguir aprendiendo sobre ello

      un saludo

      Eliminar
  4. Hola Jesús,
    Me parece un análisis muy interesante, pero hay algo que no entiendo:
    "Este ajuste entre producción y consumo e inversión, suponiendo que sea inevitable, evidentemente se puede conseguir de dos formas: disminuyendo la demanda nacional más que el PIB, con lo cual seremos más pobres, o bien aumentando exportaciones o sustituyendo importaciones."

    Ajustar la relación entre producción y consumo ¿disminuyendo la demanda nacional más que el PIB?

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar,

      Gracias por tu comentario. Ese es el punto clave para entender el artículo, si no se entiende quizás haya que reescribirlo. La producción tiene cuatro componentes, tres que suman (consumo, inversión, exportaciones) y uno que resta (importaciones). La restricción financiera impuesta por el “sudden stop” hace caer la demanda nacional (consumo e inversión público y privado) pero no en la misma relación que la producción, el PIB. Por dos razones: las importaciones también bajan, que restan producción y por tanto restan menos, y las exportaciones se mantienen, o bien suben por la deflación de salarios o incluso porque sube la demanda mundial. Este es el “ajuste” natural, que descarrila cuando los intereses se disparan, como ocurrió en diciembre de 2011 y ahora.

      En su lugar propongo tomar medidas activas, y no solo arreglar el sistema financiero, que es lo que se está intentando o ajustar el déficit público, que es secundario. Para aliviar la restricción crediticia también hay que cerrar el déficit por cuenta corriente, porque el “sudden stop” no se va a detener con “confianza” y las chorradas que se dicen. La economía tiene que empezar generar su propia liquidez. Para eso hay que recaudar impuestos, invertir, hacer la devaluación, no restringir la renta básica y no hacer desgravaciones a los que más están consumiendo. Porque la inversión tiene que salir de parte del ahorro y del consumo privado. Está inversión es expansiva por dos razones, parte de lo que se quita con el impuesto sería ahorro, y el multiplicador fiscal de la inversión pública es superior a 1, por unidad de gasto generas más de una unidad de PIB. Es decir, por cada euro que recaudamos restamos 0,8 euros al PIB, y si se invierte añadimos 1,1 euros al PIB ¿Qué te parece? El problema de esa política es que esa inversión podría hacer subir la demanda nacional otra vez por encima del PIB, por eso hay que invertir en reducir importaciones (eficiencia energética, solo hay que ver el déficit comercial energético), o aumentar exportaciones (y esto es difícil porque no lo puede hacer el estado, aunque puede intentar catalizar).

      Si los estúpidos 5.000 millones que nos cuesta el intento de salvar a las inmobiliarias con la desgravación por vivienda se invirtiesen generaríamos 5500 millones de PIB, como no se hace generaremos 4000, si hay suerte y no deciden irse al Caribe de viaje con ese dinero (que no lo critico, están en su derecho), en ese caso generaremos 0.

      ¿Queda claro? ¿Está mal redactado en el post?

      Un saludo y gracias

      Eliminar
    2. Hola Jesús,

      Me pregunto si será posible reducir la evasión fiscal y acabar con la subasta a la baja en que se ha convertido los impuestos al capital, al ritmo necesario para atender la creciente necesidad de inversión pública.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Hola anónimo,

      Aunque toda persona realista, y que no mienta, contestaría que no... es cuestión de pensarlo. Al capital, es decir, beneficio empresarial, no. Es cuestión de desarrollar una estrategia impositiva completa. En breve hablaré de los impuestos en el blog... aunque primero de las clases medias y medias-altas. Sigue atento a la proa.

      saludos

      Eliminar
    4. No creo que esté mal redactado, ahora me queda claro, muchas gracias nuevamente.
      Un cambio radical en la producción, gestión de la energia en España es vital.

      Eliminar
    5. Estimado Jesús: Ignoraba esta relación de 0,8 a 1,1 al recaudar para invertir. Pero la recaudación mediante I.V.A. ¿No es hacer caer la carga del auste sobre los pobres? Porque la propensión al consumo, por razones obvias, es muy diferente entre los pobres y los ricos. Los ricos ahorran, pero los pobres consumen la totalidad del ingreso.
      Los impuestos al consumo castigan mas a los que consumen una mayor proporción de su ingreso. ¿No sería mas lógico un aumento de los impuestos los ingresos brutos, o a los bines personales?
      Disculpame si tengo algún concepto equivocado, pero mis conocimientos sobre economía son básicos.
      Un abrazo desde Argentina.

      Eliminar
    6. Buenas Atilio,

      Lo que dices es cierto, que cierta gente no consuma renta o que la pueda consumir en el extranjero, es lo que hace que impuestos a la producción y a las importaciones sean regresivos, y por la misma razón el efecto sobre la producción sería positivo, al retirarse una parte de los derechos se van a ahorrar o consumir fuera. Se compensa con que el efecto conjunto que yo he propuesto terminaría siendo un impuesto solo a las importaciones, con lo que tendrían opciones de consumo al mismo precio de la producción nacional.

      Por eso hay que compensarlo también con transferencias, otra de las propuestas. Aún sin ellas sería menos regresivo que otros medidas que se están tomando, como desgravaciones por vivienda o tasas universitarias.

      Y sería menos regresivo que el paro o la bajada de salarios. Esa es la cuestión, hay que mirar el conjunto.

      Me he percatado que a la gente le cuesta mucho entender el efecto de la crisis de balanza de pagos. Incluso llegan a verlo como una simple crisis financiera, pero en realidad están las dos y la financiera causada por la otra. La crisis de balanza de pagos hace que si no suben las exportaciones o bajan las importaciones, el consumo y la inversión caigan. El estado tiene que tomar parta activa para intentar subir exportaciones, bajar importaciones y llevar recursos del consumo hacía la inversión. Y debe hacer todo esto de una forma lo más equilibrada posible. Fíjate que el consumo cae cuando una persona se queda sin empleo o cuando bajan los salarios y también puede caer por un impuesto como el IVA, pero con el impuesto en realidad es menos regresivo que las dos opciones anteriores.

      un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Hola Jesús,
    Una pregunta: ¿ Como está ahora mismo el interbancario español? No he visto nada publicado pero me extrañaria muy mucho que despues de lo de Bankia estuviese abierto.( Lo unico que he podido ver es que los bancos españoles dependen en más de un ochenta por ciento del BCE para su liquidez)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arturo,

      Y gracias por tu comentario. No tengo ni idea, lo que está claro y bien sabes (he leído tu entrada) es que no hace falta mirar el interbancario todos los días para saber que tenemos unas restricciones crediticias terribles y en aumento. De todas insisto en mirar las cosas de forma dinámica, el bono está hoy cerca del 7% (en nivel de rescate), pero hay pocos vencimientos de deuda de largo plazo y hay que conocer los detalles del rescate y su ejecución. Paciencia. Dicho lo cual me apunto al rescate total pero para 2013, dadas las inconsistentes medidas que se están tomando. Porque el rescate se puede hacer bien o mal, evidentemente no vamos a volver a nadar en crédito como antes del pinchazo, pero bien hecho podría aliviar un poco estas restricciones, pero luego hay que seguir una política adecuada para defender también el soberano, lo que no se va a hacer. En su lugar prefieren pedirle al BCE que lo defienda, pero sin un eurobono el BCE tiene que tragarse muchos activos para que surta algún efecto y eso crea burbujas en Alemania. En definitiva, hemos quebrado, o vamos directos a ella.

      un abrazo

      Eliminar
  6. Hola Jesús
    Interesantisimo y muy trabajado articulo, gracias por compartir todo ese esfuerzo. No te parece que el mas importante de los motivos de la actual situación en España (lo recalco ESPAÑA), no va precisamente a la par que el resto de Europa si excluimos Italia, (debe de ser por lo que tenemos en comun es el caracter latino) y es el que NOS HAN ROBADO POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILDADES?
    Nos vende la clase politica que "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades" y mi opinión es que esa falacia no es cierta a mi modesto entender, y una mentira aunque se repita hasta la saciedad no se convierte en verdad.
    Confieso que economía se poquito, ni macro, ni micro, de "mi" economía si que conozco lo suficiente, como bien nos dices has nacido sin saber nada, y no te ha pasado como a Groucho Marx, que partiendo de la nada llegó a las mas altas cotas.......has llegado a comprender y poder explicar de forma que yo te pueda entender algo muy complicado que necesita muchos conocimientos.
    Mira yo tengo nietos y mi mayor preocupación es el mundo que vamos a dejar a esos personajillos adorados para vivir, me preocupa mas que la economía, mas que la clase politica que por cierto detesto y creo que no nos merecemos
    Soy asturiano de Gijón y vi muy de cerca a los mineros de los años 60-70 brutos, muy brutos pero sanos, gente increiblemente buena creeme, hoy esa clase de gente que esta aguantando la susistencia de toda la familia con sus pensiones no habría gobierno ni policía que los parase. Te lo aseguro
    Soy ateo por la gracia de Dios y afortunadamente la sociedad en general creo que está dando un ejemplo de serenidad, me da la impresión que nos sobreapasa, que nos anestesia la cantidad de mentiras que estamos recibiendo y ya nos parece que resiganarse es lo mejor. Creo que no debería de serlo pero afortunadamente lo es, el comunismo nos demostró que esta trasnochado, que el paso del tiempo demostró que la condición humana no esta preparada para eso por desgracia, y el capitalismo en estos momentos me temo que no pasa por sus mejores momentos, quiza hagan que funcione unas decadas mas, pero me temo que se esta dando un tiro en el pie Los pueblos que nos sucedan estarán mejor preparados, será mas dificil engañarlos tendrán mas cultura economica y mayores inquitudes
    Gracias por este blog amigo, lo seguiré a menudo, disculpa que mi comentario no se base en economía (por ser ignorante total en la materia), sino en opinar sobre mi sentimiento sobre que preocupa a mucha gente pasados los 60 años, PRIVILEGIADO DE CLASE MEDIA, pensionista con unos de mis hijos con una Ingenieria superior trabajando en Asturias en una multinacional y con un sueldo de menos de 1.600 euros netos al mes
    Una abrazo y gracias de nuevo
    elejota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti elejota,

      Efectivamente ¡nos han robado más de lo que nos podemos permitir! Pero ¡ojo! casi todo legal. Las inmobiliarias y los bancos estarán quebradas, pero son S.A., el patrimonio particular de los gestores, propietarios, etc, está a buen a recaudo, ni siquiera en Suiza, puede estar en Gijón. Y los directivos de las cajas se llevan su buena indemnización. Y con los monopolios otro tanto. Lo de meter la mano en la caja, también, claro está, alcaldes, concejales, etc. En definitiva, ha sido un cúmulo de circunstancias, mundiales, europeas y españolas. Los factores más importantes han sido mundiales y españoles, pero ahora se mira mucho a Europa ¿Por qué? Aparentemente es lo que impide salir de la crisis. En realidad, salir, salir, va a ser complicado, lo que pasa es que son ya 4 años y la gente se cansa. Hace un año me preguntaron ¿ya quedará poco, no? y hace un mes otra vez: ya quedará poco ¿no? En fin, queda mucha mili, paciencia.

      un abrazo

      Eliminar
  7. Un artículo muy trabajado Jesus. Pero si bien conforme he leído he tenido la necesidad de discrepar en algunas deducciones y matices, El acabar de leerlo ha agotado mi voluntad al respecto :).

    Estaré pendiente de las soluciones que propones. Hoy por hoy yo lo tengo claro. O como UE compacta, en parte cerrar fronteras a la globalización financiera y comercial y en parte abrirlas mediante control arancelario y pactos compensados para mercancía de bienes de consumo (siempre en defensa de nuestro sistema productivo), o hacerlo como nación, lo cual sería en principio más traumático. Pero ante vivir como chinos es preferible. Supongo que crees que es una absurda exageración, pero piensa en lo absurda exageración que parecería nuestra situación actual hace 8 años.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adosgel,

      Celebro que hayas perdido la beligerancia hacía el artículo.

      A estas alturas nada me parece una exageración, la situación es crítica. Si todo se desborda y se vuelve al proteccionismo... puede ser un shock, al igual que pasó en la Gran Depresión

      http://laproadelargo.blogspot.com.es/2011/10/el-fantasma-del-bancor-y-otras-sombras.html

      caería la demanda. La cuestión es mantener un cierto equilibrio, comprar, vender, si no nos dejan ¿¿?? será malo para todos, pero si te agreden debes responder. Aunque yo creo que lo gordo va a ser más en el pacífico y que la visión estratégica europea sería permanecer neutral hasta el final. Sobre todo si las cosas se van de madre y empieza la IV guerra mundial, al estilo de la III "deslocalizada", como el mundo en el que vivimos

      un saludo

      Eliminar
  8. Gracias. Es alentador encontrar escritos útiles. Utilidad, criterio que se va perdiendo en la valoración de los medios. Es evidente que este trabajo, junto con otros del blog, sería un libro apetecible.
    Yo al menos utilizaré estos conocimientos.
    Manuhermon desde 'Arian seis'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola manu

      Muchas gracias, es un pedazo de piropazo. Me agrada que te sea útil, ya sabes que siempre puedes contribuir con la difusión: +1, face, twit, etc.

      un saludo

      Eliminar
  9. Gracias a la recomendación de una amiga en FB he descubierto tu blog, Jesús. Me resulta muy útil para comprender detalles que muchos se empeñan en ocultar alegando que son oscuros.
    Tu claridad y sencillez demuestran lo contrario.
    Te seguiré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paz, también he visto el tuyo y me podrías dar algún consejo. También me ha traído recuerdos de antiguas lecturas. Sigue atenta a la proa, descubrirás algún nuevo horizonte.

      Eliminar
  10. Hola Jesús N.

    Aquí un asiduo lector que se decide a escribirte por vez primera no por cobardía, sino por condicionantes de humildad.
    Soy un joven estudiante de Derecho que de un tiempo a ahora he estudiado por su cuenta microeconomía, macroeconomía , economía política y hacienda pública , primero por afección de ignorancia y luego por convicción/afición. Y ahora que puedo mantener una conversación en clave económica, me he animado a comentar en tu blog para seguir aprendiendo .

    Gracias a tu blog puedo, en términos prácticos, relacionar muchos conceptos y hoy me he fijado especialmente en la influencia de las políticas fiscales en las importaciones/exportaciones. Y lo he hecho, principalmente, porque me parece la clave necesaria para darle un cambio a nuestra situación (desde mi punto de vista) ya que es la única política económica de calado que podemos permitirnos (en tanto las políticas monetarias las lleva Europa y , para colmo en sentido opuesto al estímulo de la demanda agregada) como país para estimular la inversión , el consumo y el gasto público con visas de combatir el alto desempleo por la vía de la demanda agregada (D= C+I+G) aprovechando que ahora la inflación es baja.

    En este sentido, me he puesto a darle vueltas a la cabeza en vías de encontrar el modo de : Reducir la dependencia exterior de nuestra financiación estatal (a alto costo), frenar la salida de ahorros de las entidades financieras a consecuencia de la exposición mediática de sus problemas , frenar e incluso revertir la salida de capital inversor de nuestro sistema financiero hacia el exterior y promover que los ahorros familiares pasen a la economía real.

    Se me ha ocurrido para ello plantear una doble medida en materia de política fiscal : Una deducción en el IRPF para la compra de Deuda Pública española y ``condiciones fiscales especiales´´(amnistía fiscal) para las familias con dinero negro si lo invierten en deuda pública del Estado.

    Te pregunto (por supuesto, puede contestar también quien se anime):

    ¿Te parece una propuesta viable? De ser así, ¿la considerarías conveniente ? ¿Crees que sus efectos se corresponderían con los que he citado?

    Un saludo y muchas gracias por este espacio para el aprendizaje, la reflexión y el debate.

    ``J.E´´.

    ResponderEliminar
  11. Buenas J.E. y gracias,

    Algo de eso se ha intentado en Italia, de forma más sencilla,

    http://www.presseurop.eu/es/content/news-brief/1228341-el-impulso-patriotico-de-los-ahorradores

    es positivo, pero aunque funcionase, tienes que tener en cuenta que nuestra crisis no es como la italiana. El peso del ladrillo en el balance de los bancos es una losa que dispara los costes de financiación de empresas. Hay que tener en cuenta, que en general la economía mundial se ha "financiarizado", pocos, salvo inditex o apple, invierten gracias a los flujos de caja. Por tanto habría que complementarlo con medidas como esta

    http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/4060397/06/12/El-Gobierno-estudia-crear-un-sistema-de-financiacion-con-pagares-para-pymes.html

    ay, ay, ay, ¿a estas alturas de crisis pensamos en esto?

    En fin, son medidas que ayudan, aunque no tienen la capacidad de revertir la situación, ha de ser un conjunto de pequeñas cosas. Se me ocurre, por ejemplo, hacer unos "bonos proyecto" nacionales. Un bono vinculado a una inversión pública que puedan comprar directamente los ahorradores, pero la condición necesaria para que funcione es definir un nuevo plan de inversión, teniendo en mente la gráfica del banco de España sobre la contribución al déficit comercial que incluyo en el post.

    un saludo,

    ResponderEliminar
  12. Hola Jesús,

    Felicidades por este artículo en el que se nota que has puesto bastante trabajo. Como he leído comentarios tuyos en el blog "The Oil Crash" de Antonio Turiel a buen seguro que eres consciente del fín de la energía barata, especialmente el petróleo, y de otras materias primas no energéticas. En semejante escenario, ¿crees que puede haber crecimiento en España en concreto y en los países desarrollados en general? De economía se muy poco pero parece difícil que con un petróleo en torno a los 100 USD el barril pueda el tinglado actual sostenerse. De hecho, un economista defiende la teoría de que cuando el gasto en petróleo supera en cierto porcentaje el PIB, dicho país no puede crecer. (Y parece que España claramente supera ese porcentaje).

    Espero que puedas responderme y te lo agradezco por adelantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo,

      Gracias a ti, y perdona por la tardanza en contestar. Me has pillado de vacaciones, en un sitio que te gustaría, ya que intuyo que te gusta la cultura rural tradicional, el parque de Peneda-Gueres, en Portugal, al lado de Orense.

      La cuestión que planteas es muy interesante. Lo que comenta ese economista se denomina un shock de oferta. La gran depresión se cataloga como un shock de demanda. La crisis de los setenta se cataloga como un shock de oferta. Y la crisis actual parece ser una mezcla de ambas, un shock mixto, de oferta y demanda, es decir, tiene una gran importancia el precio de las materias primas, aunque de momento parece que se encuentra fuera de la controversia más mediática.

      Yo en este post, simplemente quería poner un ejemplo, para que se viese que hay espacio para la inversión y para hacer cosas. En el caso español, las deficiencias en el modelo energético parecen muy evidentes. Respecto a la cuestión más de fondo que planteas, priorizar entre el shock de oferta y el demanda y ver como se relacionan entre los dos, o poner límites a como puede evolucionar la situación en función de un precio concreto...... eso es muy complejo, nos queda mucho camino que recorrer en el blog para empezar a desentrañar esos temas.

      un saludo y gracias a ti. No te he servido de gran ayuda, pero todo requiere su tiempo y su reflexión. Quitando lo más elemental, que es que efectivamente hay un shock de oferta causado por las materias primas, de momento no podemos ir más allá.

      Eliminar
  13. Se puede decir más alto pero no más claro


    https://vimeo.com/44577132

    ResponderEliminar
  14. Tenía pendiente la lectura de esta entrada (bueno, de esta y de otras muchas, la verdad, porque tu blog es una mina) y hoy que estaba la tarde pachucha me he aplicado a ello. A decir veredad, hubiera merecido sacrificar incluso una tarde de sol. Es buenísima. Ponderada, equilibrada y escrita con gusto.

    No cae en el típico derrotismo patrio que roza el erostratismo en muchos casos, ni tampoco en las alharacas de la España ramplona y satisfecha de chiste de un francés, un inglés y un español van y...

    Muy bueno, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cazador,

      Fue y es, un post popular, quizás gracias a esas virtudes que citas. Veremos si vamos encontrando soluciones para el futuro.

      un fuerte abrazo,

      Eliminar